jueves, mayo 05, 2016

PLUM PUDDING EXHIBITION. THE CONINGSBY GALLERY, LONDON

-->
En estos días una de mis ilustraciones está visitando la ciudad de Londres.
¡Es muy emocionante!
Y no está sola, sino rodeada de otras ilustraciones increíbles.
¡Desearía poder estar allí, no sabéis cuanto!
Así que si alguno de vosotros está por Londres os dejo las señas del lugar y del evento, es  en: 
 
-->

 Foto de Hannah Whitty



-->
Tenéis tiempo hasta mañana para visitarla!
Los que me conocen un poquito más saben que hace unos años entré en la agencia inglesa: Plum Pudding, es ella la que está organizando esta expo colectiva.

Cuando me enteré de esta expo, lo primero fue una explosión de alegría, a lo que le siguió una gran  preocupación sobre que ilustración enviar.
Imaginaos, mi primer expo en Londres, busqué y rebusqué entre lo que tenía, y pensé en estas dos:


 



-->Pero ellos me sugirieron que presente alguna de este estilo. 


-->
Pensándolo bien, no era mala idea, y cuando os cuente la historia de esta ilustración creo que estaréis de acuerdo conmigo que fue la adecuada.


La ilustración que envié pertenece a una serie que hice especialmente para enviar a Bolonia, fue la primera vez que preparaba algo especial para esta feria.
Podéis ver la serie completa aquí:
Lo malo fue que, como siempre, lo hice a ultimo momento. Utilicé técnica mixta, parte collage y lápiz y parte en digital. Eso implicó tener que imprimirlas.
Las impresiones salieron mal, demasiado oscuras, y ya no había tiempo para repetir.  Tuve que conformarme con esas copias oscuras, las intenté arreglar con lápiz de color, pero no quedaron bien, y las envié igual. Ya no podía hacer más nada.  
 Aquí tenéis la prueba de esas copias, y no, no es la foto que está oscura, así eran las copias. 


-->
Las ilustraciones me gustaban así que utilicé dos de ellas para hacer unas postales cómo material de promoción.
Ese mismo año asistí a las jornadas y los talleres que organizaba Ilustra tour en Valladolid. Muchas razones me animaron a asistir, pero una de ellas fue que una agencia inglesa organizaba un concurso de ilustración. Sabía que tenía que participar, sería mi única oportunidad en que una agencia inglesa viese mis dibujos. Vale, quizás en un futuro tuviese alguna que otra oportunidad, pero a veces soy un poco trágica.

Mis ilustraciones en el concurso pasaron sin pena ni gloria. Peroooo…no hay que perder las esperanzas.

 Ese año fue la primera vez que habilitaron un pedazo de pared para que podamos pegar nuestras tarjetas, yo pegué las mías. Y Marc Mills, el agente de Plum Pudding vio mi tarjeta, le gustó y se la guardó. 
Aquí podéis verla, colgadita en la pared. 

-->
Todo esto lo supe más tarde. Porque al ver que mis ilustraciones no habían salido entre las finalistas del concurso decidí pasar al plan "B" e intentar mostrar mi portfolio al agente sea como sea, y ¿sabéis qué? funcionó. 
Vio mi trabajo y me contó que ya había cogido una de mis tarjetas y que estaba muy interesado en representarme. 

Y todo comenzó con esta ilustración.

He modificado un poco el original, en ese momento tanto mi personaje
como yo, estábamos un poco asustados, intentando hacernos un hueco en esta industria.

Ahora las cosas han cambiado, para bien, gracias a Dios

 ¿porque no reflejarlo en su cara? 

Este de aquí abajo es el original.

 Y este es que envié a la exposición de Plum Pudding.
 


Espero que os haya gustado esto que os he compartido. 
A mi me encantan este tipo de historias, espero que a ustedes también, por eso os lo he contado, y también para que os animéis.  

 Uno nunca sabe por dónde surgirá la oportunidad. 

 No desanimarte si las cosas no salen como esperabas. 

Las ilustraciones las hice para Bolonia, allí no surgío nada, pero esa ilustración me abrío una puerta en esta agencia.

No todas las ilustraciones terminan en un cuento, pero todas encierran una historia. 



1 comentario:

ESTHER BURGUEÑO VIGIL dijo...

Me gusta mucho la ilustración y la historia que encierra. Qué bien Adriana! ;)